jueves, 1 de octubre de 2015

¿Por qué se esconden los alienígenas? PARTE 2

Hace ya unas cuantas semanas, decidí compartir con vosotros una cuestión muy interesante: Si hay alienígenas, ¿dónde narices están?¿Podremos alguna vez dar con ellos, contactar, o saber de su existencia pasada? Como vimos, aunque existieran o existan en el futuro, el contacto entre distintas civilizaciones es casi un imposible físico, dada la magnitud de nuestro universo y las propias leyes físicas.

Pero ahora quiero analizar otro asunto relacionado: ¿existen los alienígenas? Entendidos, claro está, como formas de vida inteligente. Es decir: ¿Puede ser que haya o haya habido otras civilizaciones en algún recóndito lugar de nuestro universo?

De nuevo comenzaremos por el punto de vista científico.
La respuesta a si es posible es absolutamente afirmativa, puesto que tenemos al menos una prueba de ello, que somos nosotros mismos. De esta forma podemos decir con rigor que conocemos un caso y que sabemos que tales condiciones para la vida son posibles y podrían darse de nuevo. Lo que no quiere decir que tengan por qué darse, pero es un primer paso. Eso sí, a día de hoy lo más probable es, como vimos, que jamás podamos comprobarlo, teniendo en cuenta que cada vez sabemos más de nuestra realidad, y cada vez parece que hay menos probabilidades de error.

http://static.batanga.com/sites/default/files/styles/full/public/curiosidades.batanga.com/files/5-teorIas-del-origen-de-la-vida-3.jpg?itok=-Avy6w9LAhora bien, detengámonos en esa posibilidad. Está en primer lugar la posibilidad de la vida, previa a la de vida inteligente. Lo cierto es que aunque podemos plantear distintas hipótesis, no sabemos con exactitud cómo surgió la vida, ni si las condiciones necesarias para su mantenimiento son suficientes para su aparición. Por todo ello la ciencia aplica soluciones estadísticas, basadas en los modelos que sí conocemos. Podemos incluso partir de nuestra experiencia e ir más allá, llegando al punto de imaginar la posibilidad de que existan formas de vida basadas en otros componentes distintos al carbono y con disolventes diferentes al agua. Entre la literatura científica podemos hallar distintos ejemplos. En cualquier caso la pregunta sigue en el aire, pues no podremos conocer nunca cuales fueron esas condiciones que originaron la vida. Como mucho podremos, o no, replicar una hipótesis en un laboratorio y crear vida, y de ser exitoso el experimento, concluir que es posible, quizá probable, que así surgiera la vida.

Como vemos, para trabajar con la ciencia más avanzada, no podemos huir del concepto de probabilidad y estadística, para hacer afirmaciones mas o menos veraces. Pero podemos razonar a partir de esos datos, y obtener deducciones bastante correctas. Hemos visto que creemos que pueden existir formas de vida distintas a las que conocemos, pero aunque eso amplía notablemente el horizonte de posibilidades, y con ello los ambientes en los que se podría dar teóricamente la vida, no es un cambio esencial en la escala global de posibilidades, entre otras cosas porque hay ciertas condiciones de estabilidad, por ejemplo la temperatura, o la gravedad, cuyo margen para posibilitar la vida sigue siendo bastante estrecho aunque tengamos en cuenta todas las variaciones.

Sin embargo, hay que añadir algo más al respecto:

1-La realidad de que a día de hoy en toda la tierra no hemos dado con formas de vida con bases químicas distintas a la que conocemos.

http://2.bp.blogspot.com/-kPEJSivXaIs/Usvrn9HkV1I/AAAAAAAAADc/xPjX6nM9cC4/s1600/MasCercaDelOrigenDeLaVida.png
2-Como a menudo observamos en este y otros ámbitos científicos, no es descabellado pensar que si existe vida fuera del Sistema Solar, esta será muy parecida a la que hemos observado hasta ahora. Primero porque ya sabemos que funciona, y segundo porque las otras moléculas o elementos hipotéticos son casi todos más complejos, y por lo tanto su proporción es menor en el universo. Esto quiere decir que al haber menos material hay menos posibilidades de que casualmente se combinen para formar vida en el momento preciso. Además, como observamos en todas las ciencias experimentales, lo complejo a menudo no funciona o no termina de ajustarse a la realidad. Con todo esto, aunque no podemos negar las posibilidades afirmadas, podemos afirmar que probablemente (esta es la palabra), si existe vida ahí fuera, tiene mucha semejanza con la de nuestro planeta (semejanza biológica, no necesariamente morfológica, aunque la primera podría implicar la segunda).

3-Aun valorando otros tipos de seres, la franja de condiciones en la que puede surgir la vida, y la vida inteligente, decíamos que no se ampliaba mucho. Esto se debe a que a partir de ciertas temperaturas, por debajo o por encima, así como de ciertas condiciones de radiación, las propias moléculas e incluso los átomos, se vuelven inestables, ya sea en su estructura o en su relación con otras partículas y sus uniones, hasta el punto de imposibilitar cualquier formación mas compleja.

dontpanic.jpgY con estas bases, podemos sacar ciertas conclusiones, siempre desde nuestros conocimientos y teorías, basándonos en modelos probabilistas. Y aquí veremos que, citando a Douglas Adams, "El espacio es grande. Muy grande. Usted simplemente se negará a creer lo enorme, lo inmensa, lo pasmosamente grande que es. Quiero decir que quizás piense que es como un largo paseo por la calle hasta la farmacia, pero eso no es nada comparado con el espacio." Pues bien, pese a su enorme tamaño, inabarcable por nuestros sentidos y aún nuestra imaginación, no es infinito. Y sin ser infinito, pese a ese gran tamaño, las posibilidades de hallar vida en él son menores de lo que creeríamos.
Además, aunque se den las condiciones, hace falta también tiempo, mucho tiempo; hablamos de cientos de millones de años, miles si nos basamos en lo que conocemos. 
Necesitamos por tanto que ciertas condiciones se cumplan en regiones muy grandes para que haya muchas probabilidades de que se forme vida. Así que veamos lo necesario para albergar vida, en orden:

1-Un sistema solar con planetas estables.

2-Los planetas deben encontrarse en una franja ni muy lejana ni muy cercana a su sol. Es lo que llamamos la franja habitable, que garantiza que no haga frío ni calor en exceso.
3-También su tamaño está en una franja concreta: si es demasiado grande, y por tanto gaseoso, no se cumplirán ciertas condiciones, si es demasiado pequeño, será demasiado homogéneo para dar lugar a "accidentes". Además está la gravedad, que también cuenta con una franja habitable.
4-Ciclos de día y noche, para estabilizar las temperaturas e igualarlas. Esto quizá no sea estrictamente necesario, pero sin ellos las temperaturas suelen ser extremas en las caras visibles y ocultas, en la mayor parte del planeta.  
5-Un elemento liquido presente en todo o gran parte del planeta. Este elemento no puede ser cualquiera, por distintos motivos químicos y físicos. Que conozcamos, agua, quizá amoniaco y con menos probabilidad, otros compuestos podrían servir para el desarrollo de la vida.
6-Luna. Supuestamente tampoco es imprescindible, pero muchos expertos opinan que sí por distintos motivos relacionados con los meteoritos y las mareas.
7-Un núcleo "vivo" metálico. La protección que nos brinda el campo magnético de la tierra, generado por el núcleo, es probablemente imprescindible.
8- Más planetas en el sistema. De nuevo una condición supuestamente no necesaria, pero que ayuda a generar "accidentes" que influyen en el desarrollo de la vida.
9-Atmósfera (siempre que el líquido no cubra todo el planeta). Por infinitos motivos: entre ellos como protección y como bolsa de combustible para los posibles organismos.
10-Un número mínimo de compuestos complejos: tengamos en cuenta que el 75% de la materia observable del universo es hidrógeno, y que el resto de elementos más comunes son, cuanto más complejos, menos abundantes exponencialmente.

Todo eso en principio debería bastar para albergar vida, para posibilitarla, pero no es garantía. Aún hace falta un paso que desconocemos: de la materia a la vida. En cualquier caso, las probabilidades de que se cumplan todas esas condiciones, son realmente bajas: más cuando al observar nuestro universo, nos está costando tanto dar con planetas así. Sabemos de algunos en los que podría ser viable la vida, pero incluso estos presentan serias dudas y generan controversia entre los expertos. Al final, lo único que sacamos en claro, es que salvo que estemos en una región especialmente complicada para la vida (analizando nuestro entorno), lo cual es improbable ya que el universo en su mayor parte guarda cierta homogeneidad, y queda en parte descartado por el hecho de que estamos aquí, salvo que ese caso la conclusión será que la vida no es algo común ni probable en el universo, aunque sí, lógicamente, posible.

Os dejo este video que explica todo el asunto mucho mejor que yo, y os recomiendo echarle un vistazo también a su segunda parte:



Con todo esto termino por hoy, y dejo para una última entrega el paso de la vida a la vida inteligente, que me temo reduce aún más sobre el papel —mucho más—, las posibilidades y probabilidades de éxito.










No hay comentarios:

Publicar un comentario