domingo, 28 de junio de 2015

Esa mágica ignorancia

Estaba yo tan tranquilo, echándole un vistazo rápido a las distintas cosas que comparte la gente en Facebook, y como es natural, dados mis intereses, me detuve al leer este exaltado titular (como los que ya estamos acostumbrados a ver):


DEJARON CAER PLUMAS Y UN BALÓN AL MISMO TIEMPO. ADIVINA QUE TOCÓ EL PISO PRIMERO

Inicialmente me sorprendió que un hecho así despertara tanto revuelo, sobre todo por lo antiguo de su descubrimiento, y porque asumí que todo el mundo era consciente de ello. Siempre es interesante comprobarlo, por supuesto, pero de ahí a suponer en el propio titular que el lector no conoce el resultado desde el principio...
Pues bien, entre en el link, que como podéis comprobar nos dirige a un agregador de curiosidades de esos que están tan de moda ahora, y cuando leí la noticia no supe si llorar o reírme; básicamente, nos habla de cómo ambos cuerpos caen a la vez al suelo, sin importar la altura. Algo que en la NASA nos muestran gracias a una cámara de vacío. De esta forma, al no haber aire en el interior de la cámara, no hay rozamiento que impida caer libremente a la pluma, y como es de esperar según las leyes de Newton, ambos cuerpos llegan al suelo a la vez.
Hasta ahí bien, pero cito textualmente: "se crea un clima propicio en donde la gravedad se ve afectada". Que es probablemente la mayor burrada que he leído en toda mi vida al respecto.
Si pudiéramos afectar la gravedad de alguna forma, si hubiera algún indicio de que es posible siquiera, a día de hoy el hombre ya habría llegado a Marte... y a Plutón.
Os muestro el video directamente por si no queréis darle visitas a esta clase de gente, y os aviso, por si no tenéis ninguna intención de continuar leyendo sobre mi indignación, que al final os detallo como realizar este famoso experimento en casa:





Es decir: me alegra ver que la gente se sorprenda por cómo funciona nuestro universo, ese es el alma de la ciencia, pero el problema aquí es que ese artículo delata, más que el asombro por descubrir, una ignorancia que no se me ocurriría de nadie con internet a su alcance, y menos en un medio con tal capacidad de difusión. Porque al final, ellos publican su articulo, buscan el máximo sensacionalismo para conseguir todas las visitas posibles y aquí paz y después gloria, sin importarles el daño que pueden hacer a gente que por desgracia no lee otras cosas.
Galileo está muy cabreado
Es muy triste comprobar como, después de todo lo que supuso descubrir eso, después de que nuestro amigo Galileo hiciera público su descubrimiento y Newton lo describiera, si a día de hoy esto no es algo conocido por todos, si a día de hoy se desconoce el resultado de un experimento tan sencillo que puede comprobarse en casa y que, hasta donde yo sé, se menciona (o debería mencionarse) repetidamente en el colegio durante varios cursos en cualquier país no ya del primer mundo, sino del segundo, en ese caso, me temo, algo va muy mal en los sistemas educativos.
Y Newton también


Luego no me extraña que se disparen las ventas de medicamentos tradicionales, o que la gente crea en la homeopatía y no en las vacunas.
Por supuesto que hay muchas más carencias en educación igual o más preocupantes, pero especialmente, en la época donde más avanzada está la ciencia (que suele ser la actual normalmente) me sorprende que haya gente tan ignorante. Y lo peor es que si lo son, es porque en realidad les da igual serlo.

Por eso, os prevengo a los incautos que tengáis mucho cuidado con ese tipo de agregadores, que habitualmente provocan más desinformación aún, ya que una mentira basada en la verdad es mucho peor a menudo que no saber al respecto, pues refuerza la seguridad en conocer algo, y facilita el rechazo hacia el verdadero conocimiento, o el interés por conocer más.
La otra opción, la mejor, es aprovechar la curiosidad que nos lleva a estos artículos e indagar en fuentes mejores sobre lo leído.

Y como lo prometido es deuda, os explico una realización casera equivalente del experimento, GRATIS.
(No me hago responsable del precio de los materiales necesarios)

Para ello necesitaréis:

-1 Cámara de vació de varios cientos de miles de dólares. ¡Estáis de suerte! Los últimos estudios científicos nos demuestran que ya no es necesario. Si Galileo hubiera sabido esto se habría ahorrado mucha pasta...
-1 Una pluma. Aunque tampoco es necesaria realmente.
-1 Bola de bolos, o más fácil, cualquier objeto que pese mucho más que una pluma que no os importe golpear contra el suelo a gran velocidad.
-2 Cajas de zapatos iguales

Ahora introducís los objetos que queráis comparar, cada uno en su caja, o incluso dejáis una vacía, y los soltáis desde una ventana (comprobando antes que no pase nadie, y que el resultado será inofensivo para personas e inmobiliario por igual). Comprobaréis como ambas cajas tocan el suelo prácticamente al mismo tiempo.




http://d3s1b1zelykba8.cloudfront.net/Articulo/Grande/865.jpg


Y por si estáis realmente interesados en el tema, y a raíz del anterior post sobre la comparación del sistema heliocéntrico y geocéntrico, os recomiendo el libro: La victoria del Sol. Donde se describen con bastante rigurosidad, y de forma entretenida, los sucesos que permitieron llegar a tales conocimientos para situar el Sol en el centro definitivamente, así como el contexto y las personalidades de los Genios que realizaron estos descubrimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario