viernes, 30 de enero de 2015

BIENVENIDOS AL FUTURO: PARTE 1.2

Como ya os comenté la otra vez, estoy haciendo un repaso sobre las tecnologías más revolucionarias que vamos a ver a corto plazo. En la primera entrega os hablé de las baterías que van a cambiar para siempre nuestros aparatos eléctricos, y hoy os traigo algo un poco más complejo, pero más sorprendente aún, y como teleco mi invento favorito: el memristor.

http://www.hpl.hp.com/research/systems-research/themachine/Machine-gallery-Martin-Fink.jpg
Y esa cajita de ahí, damas y caballeros,
hace lo mismo que una habitación
llena de servidores, pero más rápido.

1.2-Memristores: Tenemos aquí otra pieza de ingeniería que cualquiera que pueda comprender su relevancia y su funcionamiento apreciará como verdadero arte. Este elemento electrónico (el cuarto elemento pasivo), propuesto por primera vez en 1971 por Leon Ong Chua, puede suponer una revolución tal como la que se vivió cuando se pasó de las válvulas de vacío a los transistores. Del mismo modo que antiguamente se necesitaba una habitación para un ordenador de escasa capacidad, y que gracias a los transistores se redujo el tamaño en lo que aumentó notablemente la potencia, los memristores tienen la capacidad de cambiar completamente la informática y la electrónica tal y como la conocemos. No solo porque permitirían construir sistemas que funcionen con múltiples estados, más allá de 1 y 0, en mucho menos espacio. Pueden ser el avance definitivo que necesitan las redes neuronales, y permiten una velocidad de proceso bastante mayor tanto para procesadores, como para elementos de memoria. Sobre los SSD ofrecen la ventaja de permitir una velocidad de lectura-escritura mucho mayor y más capacidad de almacenamiento en un espacio mucho mayor. También podrían sustituir la RAM habitual, dado que permitiría hacer chips más rápidos, y más aún: no son volátiles por lo que no necesitan estar conectados a la corriente para almacenar la información. Por supuesto, todos estos logros van acompañados de una considerable mejora en la eficiencia energética.

Resumiendo: ordenadores muchísimo más rápidos, más pequeños, y con menos consumo (y por lo tanto mayor duración en el caso de los portátiles).
Y diréis: ¿pero eso no es lo que va pasando siempre? Sí, pero no con un salto tan grande ni rápido. Nosotros lo hemos vivido poco a poco, según se inventaban mejoras, pero esto está a otro nivel.

El memristor es pues una auténtica maravilla que HP, al parecer la única que ha podido investigar hasta este punto los memristores, quizá porque tenga todas las patentes, ya ha implementado esta tecnología en un equipo que ha bautizado como "La Máquina", y que promete ser capaz de sustituir una habitación entera de servidores, con resultados mucho mejores y ahorrando un 80% de la energía necesaria actualmente. Lo interesante de esta máquina, además, es que tendría el tamaño de una torre de CPU convencional, y que en su interior casi todos los circuitos electrónicos serían sustituidos por circuitos fotónicos, mucho más eficientes y rápidos. Además contará con su propio sistema operativo, creado para poder aprovechar todas las ventajas de los memristores sin las limitaciones de los actuales. Este sistema, actualmente en desarrollo, se está construyendo sobre linux++ y ha sido bautizado como "Carbon".

Dicen en HP que ya podremos ver aplicaciones de "La Máquina" en 2018, y mi apuesta es que para 2020 serán parte de la electrónica de consumo.
Para el que quiera saber en qué se traducirá esto, en la práctica, aparte de hacer que todo sea mucho más rápido, pequeño y eficiente (energéticamente también), supone una tecnología que cambiará todo lo relacionado con los ordenadores, y servirá como base para nuevos avances en inteligencia artificial y miles de otros campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario