domingo, 28 de septiembre de 2014

Eligiendo Portada


Parece que aún queda un poco más antes de que pueda ver mi libro en Amazon. De entrada, la portada que había escogido inicialmente, tenía derechos reservados por su autor de cara a su comercialización. Lo primero que hice, fue tratar de ponerme en contacto con él, pidiendole permiso para emplearlo o al menos para llegar a un acuerdo. Ha resultado imposible, no sé por qué, pero se niega a contestar. Por ello, y temiendome que algo así ocurriría, decidí diseñar unas cuantas portadas, algunas similares a la inicial, para tener las espaldas cubiertas.

Y dado que no me quedaba más remedio que utilizar una propia,le presenté estas cinco a todos con quienes me crucé. —Por supuesto, dándole más peso a las opiniones de aquellos con más experiencia.
 
Al final ha ganado la tercera. Yo, personalmente, no sabría cual elegir. 
Lo más curioso de todo el asunto, es que habiendo escrito también a un departamento de la NASA para preguntar ciertas dudas sobre los derechos de las imágenes, me respondieron en unos cuatro minutos. No sé que le habría costado al chaval este decirme al menos que no estaba interesado en el asunto...



Pensé yo que esto de editar el texto para adaptarlo a un libro electrónico sería más sencillo, pero llevo una semana peleandome con el tema y todavía hay muchas cosas que no tengo claras.

He probado ya unos cuantos programas, que prometen un manejo fácil y rápido, pero todos ellos requieren demasiado trabajo, al menos en comparación con el que a mi me parece adecuado dedicar al asunto.

Puede sonar un poco impaciente o presuntuoso, pero me niego a aceptar que lo que puedo hacer tan rápido y bien con Word resulte tan costoso en tiempo a la hora de adaptarlo. Así que antes de rendirme y meterme a fondo con programas como Calibre, y todos los que he ojeado, le voy a dar una oportunidad al Indesign, que hasta ahora no había valorado emplear puesto que lo consideraba demasiado profesional. Es decir, me parecía matar moscas a cañonazos, pero me huelo que probablemente sea la mejor opción. Hasta ahora, los chicos de Adobe no me han decepcionado nunca, y saben mejor que nadie, precisamente, como hacer rápido y fácil lo que debería ser ya de por sí un trámite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario